miércoles, 16 de agosto de 2017

DISERTACIONES: DE TAL PALO… SI COMO NO

Desde que tengo orejas o al menos conciencia, soy fan de las fábulas y los refranes populares, me parece que guardan enseñanzas sobre valores universales exponiéndolos de una manera tan práctica que “no hay más ciego que él no quiere ver”. En este mundo tan revoloteado en que vivimos en donde uno puede perder su patrimonio o hasta la vida en el mercado; ser agredido por osar manejar de su casa al trabajo o que un porcentaje importante de la personas anda por ahí repartiendo culpas y responsabilidades, no creo que este de más tomar algunas lecciones que están a la vista pero pocos quieren ver.

Un refrán que de pequeña me causó angustia fue ese que dice “De tal palo tal astilla”, no sabía con certeza si se trata de una amenaza o debía sentirme tranquila porque tenía muy claro mi futuro. Ya con el tiempo y los libros mi alma se tranquilizó un poco, toda vez que pude entenderlo mejor con la Teoría del Determinismo, que dice que las personas moldean su personalidad y conducta dependiendo los factores familiares, sociales, éticos, políticos, religiosos, etc. en que se desenvuelve.

Sin embargo, el refrán sólo quedó en eso, porque he tenido la muy mala fortuna de toparme con personas cuya intención es sacar ventaja de toda circunstancia o incautó que por mala suerte caiga en sus manos. ¿Entonces debería concluir que los papás de esa “finísima persona” son iguales que él; que el truhan aprendió el arte de la gandallez desde su época de lactante?

Cuando a través de los medios de comunicación nos enteramos de la detención de algún delincuente asesino, ladrón o violador, en muchas ocasiones los familiares de esta “fichita” también son entrevistados, y en la mayoría de las ocasiones o de verdad los parientes cercanos son actores dignos de un premio de la Academia o efectivamente no tenían ni las más pequeña idea de a que se dedicaba el mafioso que forma parte de su círculo cercano.

Particularmente las mamás tenemos la virtud de hacer unos dramas monumentales cuando alguno de nuestros hijos cae en desgracia o peor aún, cuando descubren que sus engendros han sido capaces de dañar a tantas personas. Ahí surge la pregunta de los chorrocientos mil pesos ¿Qué hicimos o dejamos de hacer para que aquel pequeño botijón que andaba colgado de sus enaguas creciera y se convirtiera en el hijo malvado de satanás?

¿Ustedes que creen? En circunstancias menos drásticas como cuando llaman a la mamá de un pequeño que en la escuela le puso un ojo morado a su compañero, le subió la falta a una niña, saqueó el presupuesto para el recreo de sus compañeros o se robó algún objeto ¿Qué hacen las mamás? Hace algunas decenas de años, el pequeño infractor debía enfrentar la humillación del regaño público, toda vez que la tutora se disculpaba y obligaba a su engendro a hacerlo y reparar el daño en la medida de sus posibilidades, al llegar a la casa le daban tremenda tunda que recordaría cada que se le antojara hacer otra maldad.

Actualmente, dice la leyenda urbana, no lo sé con certeza porque mis hijos ya superaron esa etapa escolar, los progenitores de esos delincuentes en potencia llegan a institución académica dispuestos a obligar a la maestra, el director o hasta el secretario de Educación a que se disculpen con su menor porque el pequeño se comporta como “cavernicogargola” porque tiene “conflictos propios de su edad” o desórdenes de conducta que deben ser comprendidos y tratados casi clínicamente.

¿Será entonces que el refrán del palo y la astilla pasó a ser el de la causa-"defecto"? ¿Los casi delincuentes juveniles son hijos de maleantes adultos o sus papás más bien son omisos?

Estoy convencida que México es un país de gente buena, con muchas ganas de salir adelante y dispuesta a ayudar al prójimo, sin embargo vemos cientos de casos de adolescentes-jóvenes capaces de hacer cosas tan atroces que ni a Stephen King se le hubieran ocurrido ¿Qué no está pasado?  Definitivamente son los menos, pero sus conductas cada vez nos generan más impacto. Y por supuesto tampoco es responsabilidad del gobierno criar a las personas.

¿Creen ustedes que ahora eso del palo y la astilla quedó en el pasado y en la actualidad los jóvenes están hechos de Macopan, es decir, de partículas de madera molida y prensada de los distintos trozos que van sobrando? Creo en definitiva que los papás debemos retormar el papel de roble en la vida de nuestros hijos para que ellos sean de BUENA MADERA.

Y en el caso de las personas que no tengan la fortuna de contar con padres o éstos no sean el mejor ejemplo, no deben olvidar que cuentan con libre albedrío y que no deben elegir entre lo bueno y lo malo… sino entre lo bueno y lo mejor, hagan que su persona sume, primero para si mismos y luego para el resto de la sociedad.





P.D. No olviden que EL SABOR DE LOS SUEÑOS ya esta a la venta !!!!! Inviertan alimentando el alma, si ya no pueden esperar a que este en todas las librerías contactenos a lourdescossio2000@yahoo.com.mx 


Escrito por: Lu Co

Si te gustó el artículo, ¡Ayúdanos a compartirlo!

miércoles, 9 de agosto de 2017

DISERTACIONES: ¿LEER O NO LEER? ESO NO ES UN DILEMA

Desde el lunes pasado retomé una de las actividades productivas que tenía tiempo no desarrollaba: la promoción y ventas. Ando por ahí ofreciendo a mis amigos, conocidos y vecinos más que sólo un objeto del que puede sacar utilidad práctica. Estoy convencida que a cambio de su dinero, los compradores, además de apoyar a alguien que se ha ganado a pulso el cariño de quienes la conocen, se llevarán a su casa una experiencia, un mejor amigo, una compañía incondicional, una fuente de información, etc… etc…

Seguramente quienes nos hacen favor de seguir este blog, ya se habrán imaginado que es y para los que no les cuento; esta familia completa, no sólo yo, anda en la promo/venta de EL SABOR DE LOS SUEÑOS, el libro de mi comadre. Debo decirles que yo he sido sumamente afortunada y la mayoría de las personas a las que se lo he ofrecido lo han adquirido y dicho sea de paso con mucho entusiasmo.

Sin embargo, el perfil de la gente que me rodea no es el común denominador del mexicano, según me voy enterando por un estudio denominado “Hábitos de lectura” elaborado por la OCDE y la UNESCO, que indica que México se posicionó en el puesto 107 de 108 países en los que se realizó esta encuesta respecto al número de libros que lee una persona al año.

¿Cómo es posible? En pleno siglo XXI y viviendo en la denominada “Sociedad de la información” las personas tienen como medio de comunicación favorito el internet y los medios electrónicos. Especialmente las nuevas generaciones quieren obtener datos de manera inmediata y que alguien se los cuente, no quieren acercarse a las fuentes, necesitan que en pocas palabras les digan que pasa.

Incluso por ahí hay personas que dicen con todo descaró “yo no leo libros”, “para qué si alguien que ya lo leyó me los puede contar… y así no pierdo el tiempo”…En fin, definitivamente hay de todo en la viña del señor, pero yo tengo un manojo de buenos motivos para acercarnos a estos:

Debo decirles antes que nada que los libros no muerden.

Incentivan la imaginación de las personas, así como la creatividad.

Se incrementa el vocabulario e indudablemente se mejora la ortografía (ahora entiendo por que tanto “haiga en el mundo”).

Nos permite conocer puntos de vista diferentes, saber que hay muchas personas con costumbres y filosofías distintas a la nuestra.

Ejercita la memoria y la capacidad de comprensión.

Son una actividad lúdica que siempre resultará una excelente inversión de tiempo, dinero y esfuerzo.

Un solo libro puede ser leído por decenas de personas (para ayudar a la economía familiar).

A diferencia de los medios electrónicos que nos dan todo masticado y digerido, los libros incitan al espíritu a saber más.

Pueden fortalecer los brazos si el libro es muy pesado y ser utilizado como arma de defensa.

Y lo mejor de todo… leer NO ENGORDA.

Yo les pediría a todas las personas que no leen ni en defensa propia, que recuerden lo emocionante que fue cuando aprendieron a juntar las letras, que andaban por el mundo leyendo absolutamente todo lo que cruzaba por su horizonte. Lo grandes que se sentían por poder hacerlo y el orgullo que hicieron sentir a sus padres. Sáquenle jugo a todas esas planas que dejaron una callo en su dedo medio.

Cuando vean un montón de letras juntas, además de recordar la canción de Cri Cri,  no se resistan a enterarse que es lo que “alguien quiso decirles”, es como si un conocido les llamara en voz alta por su nombre y ustedes se voltearán a ver el piso y lo ignoraran ¿verdad que no se verían bonitos? Por favor denle una oportunidad a los libros que lo único que les pueden dejar es enseñanza.

Y no se olviden de leer “EL SABOR DE LOS SUEÑOS” que los dejará con ganas de seguir leyendo…y que por cierto, la editorial decidió bajarle el precio para que esté al alcance de mas personas y ahora cuesta 350 pesos, es decir que ahora por menos de 400 será partícipe del proyecto de mi comadre.






Escrito por LuCo

domingo, 6 de agosto de 2017

Zona de confort

El día jueves pasado, veía un video de una conferencia sobre cómo vencer nuestros miedos y salir de nuestra zona de confort.
El ponente explicaba que todo empezó con un sencillo ejercicio:
Un buen día decidió quitarse todos los pretextos que se generaban en su mente y se atrevió a quedarse tirado durante treinta segundos en la estación de tren. Inmediatamente se dio cuenta que algunos se le quedaban viendo con cara de asombro e incredulidad mientras que otros ni siquiera lo tomaban en cuenta.

Este video me recordó al de un chino que tenía miedo al rechazo, era muy inseguro sobre lo que la gente pudiera pensar de lo que él hiciera o dijera; su técnica fue diferente a la mencionada en el ejemplo anterior, aunque resultó ser igual de efectiva:
Se propuso ser rechazado al día en cinco ocasiones, y para eso hacía las cosas más inverosímiles, desde pedir 20 dólares prestados a un desconocido, dar la bienvenida a la gente en Starbucks e inclusive pedirle a un gerente de Krispy Creame que le diseñara donas conmemorativas de los Juegos Olímpicos. Su mundo cambió cuando el empleado de aquella tienda cumplió con su capricho. Después el chino se hizo famoso y salió en periódicos y revistas, aunque este no era su propósito.

Regresando a la historia del chico del tren, resulta que fundó una organización que ayuda a la gente a salir de su “Zona de Confort” y quitarse sus miedos, lo cual me parece una acción bastante acertada.
En mi caso, me he caracterizado por ser una persona ambigua, déjenme explicarles a qué me refiero:
No tengo miedo a enfrentar retos laborales o profesionales que me impliquen salir de mi área de comodidad. Me fui a Alemania de intercambio y me fui a España a estudiar la maestría, dejando todo atrás para seguir mis sueños y realizarme profesionalmente; no me da miedo pararme a hablar a un montón de gente en público.

Sin embargo, antes me daba pavor llegar a una fiesta y no conocer a nadie porque no sabía cómo actuar de “forma correcta”, pensaba que haría el ridículo al momento de comer y ser salpicado por completo. O podía encontrarme con una chica sumamente atractiva y prefería darme la vuelta antes de terminar haciendo el ridículo.

¡Momento! ¿Y quién me dijo qué haría el ridículo? Tal vez esa chica me seguiría la plática, cuando menos podíamos tener una conversación agradable; pero por mis barreras y prejuicios mentales me perdí muchas oportunidades como esas.

¡Pero ya no más!
Gracias a eso he ido consiguiendo muchas cosas más. Por eso los invito a quitarse aquella voz interior que les dice que no lo hagan, que no exploren lo desconocido… Porque la vida se vive sólo una vez. Generalmente nos arrepentimos más por no hacer aquello que queríamos, qué por intentarlo y fallar.


Escrito por: Jesús Daniel Hernández

lunes, 31 de julio de 2017

La suerte de la fea …

Dicen por ahí que la suerte de la fea la bonita la desea, siempre pensé que se debía a los estereotipos que las mujeres tienen dos opciones: ser fea pero inteligente y divertida, o bien, bonita pero con una nuez por cerebro.

Con los años descubrí que no sólo tenía dos opciones para formarme como ser humano, el que fuera bonita no significaba que iba a ser una persona hueca, siempre fui dedicada a mis estudios (salvo por un pequeño lapso en la preparatoria), me considero a mi misma divertida, sencilla, carismática y alguien con quien puedes pasar un buen rato, por lo que el final de ese refrán (para todas las mujeres como yo) cambió por completo: La suerte de la fea a las bonitas nos vale ma@#!&

Sin embargo en los últimos tres años me he visto en la penosa necesidad de eliminar a varios hombres de mi vida toda vez que mi virtud corre peligro a su lado, por ejemplo, una noche vino de visita un “amigo” de muchos años, todo iba bien hasta el momento de la despedida cuando me besó a la fuerza, no se detuvo ahí y lo intentó unas cuantas veces más. Sobra decir que la amistad se terminó en ese momento por la incomodidad que me causó.

Las siguientes amistades que intenté entablar con el sexo opuesto el resultado fue similar,
platicamos, nos entendemos, planeamos ir a algún lugar el siguiente fin de semana y cuando menos me lo espero ¡zaz! su boca ansiosa y manos indiscretas, intentan sin éxito obtener una respuesta positiva de mi parte, misma que resulta en un adiós definitivo.

Honestamente no estoy segura si tengo mal gusto para las amistades, si es culpa del alcohol que envalentona a los gentiles caballeros, si debería llevar un letrero en la frente que diga “no intentes nada”, si necesito cambiar mi sistema de amigos por amigas o simplemente dejar de ser amable con aquellos que tienen una mirada de “ya me gustaste y quiero todo contigo”.

Es posible que me lo tenga merecido por haber sido muy coqueta durante muchos años, aunque en mi defensa siempre fui clara desde un inicio con el tipo de relación que buscaba, si él quería lo mismo salíamos hasta que el interés de uno o ambos cambiaba. Lo difícil fue cuando creí que podíamos volver a ser amigos porque con dos copas encima todo valía por completo.

Así que después del último fin de semana donde nuevamente creí que podía conocer a alguien sin que él intentara acercarse a mi en un terreno distinto al de la amistad caí en cuenta que las bonitas definitivamente deseamos tener la suerte de las feas.

Quizá suena mal, pero he platicado y me enterado de casos de niñas bonitas que acaban siendo acosadas por el hermano feo de King Kong quien se auto declara como el único pretendiente sin el consentimiento de la chica en cuestión, molestándose cada vez que se entera por algún medio que su novia imaginaria salió con alguien más.

Por lo tanto caballeros, no se sientan ofendidos cuando son friendzoneados, la verdad es que las mujeres bonitas pueden tener muchos pretendientes de los cuales uno será elegido para algo más, pero ese periodo de tiempo podría durar muy poco, en cambio si te quieren sólo como amigo, significa que te quieren en su vida por mucho más tiempo, quieren compartirte sus problemas y su día a día contigo Y la confianza que tienen depositada en ti va más allá de la que el galán podrá obtener en algún punto.


Escrito por: Sue FC

Si te gustó el artículo, ¡Ayúdanos a compartirlo!

DISERTACIONES: EL PRECIO DE UNA HISTORIA

¿Cuánto cuesta una historia? ¿Qué precio es el justo para cumplir un sueño? ¿Cuánto vale la autoestima de alguien? ¿Ustedes pueden decirme?

Hoy les quiero compartir con mucho orgullo y felicidad un día especial. Muy temprano en la mañana salieron de su casa antes de que saliera el sol, dos mujeres ansiosas porque el tiempo transcurriera. Y dios sabe que eso es raro, porque entre mis actividades matutinas que van desde despegarme los ojos con thinner hasta emplearme a fondo en la fábrica de los chimoles para preparar bebidas sanas y nutritivas, no hay tiempo que me rinda y siempre tengo sesiones maratónicas contra reloj. 

Tictictictictictictic….por fin!!!!! Las nueve y media…. Tictictictictic… las diez y media…. Mi hija recibe una llamada, ingresa a la librería…tictictictictic… sale con su sueño hecho papel, pum zaz pac boom… ambas desmayadas, abrazadas y casi llorando…No les puedo decir lo que siente, aparentemente no son más que 379 páginas perfectamente empastadas, pero para nosotras es un montón de esfuerzo, un puño de ilusiones, la magia de creer que se puede…

Tras una sesión fotográfica, nos sentamos a intentar entender eso de las negociaciones, que dicho sea de paso fueron un poco alternativas, entre que nos explicaban eso de las presentaciones, las entrevistas, la distribución, etc… etc… salimos de ahí casi dos horas después cargadas de libros. Mi sonrisa creo que será eterna, pero la mi comadre no… 

Y fue justo ahí cuando mi reflexión inició… ¿Cuál es el costo de un sueño? Por supuesto que todos los románticos diremos que no tiene precio, que es muy difícil imponerle valor material a eso que te llena, que te hace sonreír y decir LO LOGRÉ…  pero en la práctica materialmente todo cuesta y mi coautora ahora está chipilita por aquello del financiamiento de su sueño.

En mi particular punto de vista, las metas así no se cumplen en solitario, se necesita recurrir a los cariños que hemos cultivado a lo largo de la vida, siempre hay una mano amiga (necesitamos al menos 279) que te dirá YO CREO EN TI, ¿de a cuánto nos toca? Y en este caso particular no será cuestión de fe, recibirán a cambio 379 páginas que contienen un pedacito del corazón de mi hija.

Podrán ser partícipes del nacimiento de un artista que se atrevió a soñar, qué tocó decenas de puertas hasta que alguien dijo: Sí, ¿que se le ofrece? hagamos que esto suceda… y quizá cuando los años pasen, recuerden llenos de orgullo que ustedes fueron uno de los que creyeron en alguien que necesitaba saber que no estaba sola, que había un montón de románticos soñadores dispuestos a participar en el proyecto en que no muchos creían.

¿Qué les puedo decir yo? He tenido la oportunidad de ser invitada a participar en sueños ajenos, jamás me he arrepentido, soy apasionada de creer en la magia de la gente, y ahora , el depósito del orgullo lo tengo desbordado, les agradezco de antemano todo el apoyo que recibirá mi hija, pero…. (ahí viene el comercial), además de los buenos deseos y felicitaciones, les agradecería aún más que compren (trrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr) EL SABOR DE LOS SUEÑOS, que además de que muy pronto lo encontrarán en su librería favorita, nos ayudaría mucho que se pusieran en contacto con Susana (@suefcossio en Facebook) o conmigo (correo electrónico lourdescossio2000@yahoo.com.mx) y lo adquirieran con nosotros.

Mucha gente aún no lo sabe… de hecho casi nadie, pero estarán adquiriendo un libro que vale lo que pesa en oro. Si no saben que regalar, en lugar de comprar una playera que luego ni se ponen o una bufanda que no usarán porque está haciendo mucho calor, regalen cultura… además ayudarán a calmar las ansiedades de las autoras de este blog… 

¿Cuál es el precio? Es muy importante que lo sepan porque a mí me choca eso de que compre un viaje por el que únicamente pagará 345 mensuales y no nos dicen cuantos meses… y resulta que era a 50 años…el SABOR DE LOS SUEÑOS cuesta 350 pesos, ¡si leyó bien!… por menos de 400 pesos ustedes se sumarán al exclusivo grupo de personas que podrán leer el que será su próximo libro favorito antes de que TODO MÉXICO SE ENTERE… y tendrá una dedicatoria especial para ustedes con el agradecimiento eterno de mi escritora favorita…LA NIÑA DE LAS LETRAS.





Escrito por LuCo (alias la orgullosa madre)

viernes, 28 de julio de 2017

Suicidio

Lo único seguro que tenemos al momento de nacer, es que vamos a morir, puede sonar un poco fatalista pero es así, ya sea que vivamos 100 años o solamente unas horas a la muerte nadie la puede vencer, por eso es importante ocuparse de vivir, disfrutar, atrevernos, equivocarnos una y otra vez e intentarlo una vez más.

El jueves pasado me enteré de una noticia bastante triste:
"Chester Bennignton, vocalista de Linkin Park, se había suicidado en su residencia, tenía solamente 41 años y seis hijos, de dos matrimonios diferentes. El cantante había superado su adicción a las drogas y al alcohol y parecía que había dejado atrás aquellos deseos suicidas que tuvo desde que alguien de su familia abusó de él cuando era un niño"

Leí todo eso ese mismo día, no sabía nada sobre eso y me impactó. Volví a escuchar Linkin Park, mi banda favorita del último año de la primaria y toda la secundaria,  fue como regresar más de una década en el tiempo.

Recuerdo que, cuando estudiaba canto escuchaba ópera, cambié mis gustos por Linkin Park. Soñaba con volverme un cantante de Nu Metal y ser famoso. Nada de eso ocurrió; sin embargo, sus canciones me ayudaron a aprender inglés más rápido… Y seguí escuchándolos aunque cada vez con menos frecuencia. El último álbum que compré de ellos fue uno que sacaron en 2012. El de 2014 y el más reciente, no los he comprado.

Pero a causa de su muerte volví a escucharlo y hasta me dieron ganas de adquirir los discos faltantes de mi colección; no sé si es porque me gustan aún o simplemente porque estoy reviviendo recuerdos.
Sigo sin creer que Chester ya no esté aquí con nosotros, ahora que escucho con detenimiento lo que canta en su último disco, me doy cuenta de que expresaba fuertemente sus ganas de desaparecer de aquí, pareciera que no estaba conforme con su vida.

Y nos podemos preguntar, ¿por qué? Tenía fama, dinero, reconocimiento, trabajaba en lo que quería... Pero tal vez le faltaba algo más, quizá paz interior… Aquella que no tiene precio y que cuando se encuentra, dicen que no se cambia absolutamente por nada.

Me parece importante y fundamental que si nos sentimos tristes, agobiados o en un callejón sin salida, compartamos con nuestros seres más cercanos esa sensación. Ellos no nos abandonarán; y si es necesario, acudamos a buscar ayuda profesional para recibir tratamiento para evitar una tragedia.

Que la muerte de nuestros ídolos nos sirva para reflexionar y saber que todos tenemos nuestros propios demonios internos, todos peleamos nuestras propias batallas…
Por eso hay que ser amables con quien se cruce en nuestro camino o al menos intentarlo, debemos atrevernos a hacer aquello de lo que tengamos ganas en ese momento: Dar un beso, un abrazo, decirles a nuestro círculo cercano lo que sentimos, expresar nuestras inconformidades o lo que queramos. Porque puede que ya no haya después y sea demasiado tarde.

Descansa en paz Chester, y gracias por todo.



Escrito por: Jesús Daniel Hernández

Si te gustó el artículo, ¡Ayúdanos a compartirlo!

miércoles, 26 de julio de 2017

DISERTACIONES: EL AMOR DE MI VIDA

Como decía alguien de un pueblo donde viví, las brujas no existen pero de que las hay las hay...

Ayer platicaba con mi comadre, esa que les he contado que vive enamorada del amor y además de estar en estado vulnerable, ese que nos dejan las borracheras “mala onda”, le agarró el mal de amores… dícese cuando sin motivo aparente les entran las tristezas porque tiene incertidumbre o melancolía en al plano emocional, ya sea porque el objeto de su cariño está enojado, ya se fue o peor aún ni ha llegado.

El meollo del asunto es que en esta materia yo no tengo una amplia experiencia y por lo tanto carezco de las palabras correctas para dar ánimo a las personas que pasan por estos transes críticos, en mi caso particular,el amor de mi vida me dejó tirada en el suelo, medio mareada y sumamente adolorida, repitiéndome una y otra vez ¿pero qué necesidad había?

Pero en un afán empático, me puse a reflexionar al respecto y desde luego que la experiencia de encontrar al hombre que sea acreedor a todos nuestros pensamientos, sonrisas, suspiros, buenas intenciones, deseos, etc… le da otro sentido a la vida, sin embargo, la experiencia entre las mujeres enamoradizas como mi comadre y las escépticas como yo, deben ser diametralmente opuestas.

A mí el amor se me personificó en uno de los hombres más guapos que he conocido, con una sonrisa perfecta, un ánimo permanente divertido y un desinterés absoluto en las cosas que me parecían importantes; su alegría por la vida era contrastante con el estado de angustia en que yo permanecía por las decenas de complicaciones que tenía en mi logística vital.

Poco a poco y sin pensarlo (creo que eso es hasta la letra de una canción pero juro por dios que así fue) se posicionó en mi corazón como “el hombre de mi vida”, compartíamos absolutamente todo y las actividades conjuntas eran el pan que me alimentaba el alma en el sentido amoroso, porque por supuesto mis hijos son mi prioridad. Como todo principio tuvo su final (un poco agitado para mi sensibilidad), pero hasta hoy nos seguimos hablando y ambos damos las gracias por representar el uno para el otro “el verdadero amor”.

Sin embargo, cuando veo las experiencias de las mujeres enamoradizas como mi comadre, creo que tenemos diferencias sustantivas. Ellas van por el mundo entusiasmadas queriendo enamorarse, añorando los besos que aún no existen, la posibilidad latente de por fin entregar su corazón al príncipe azul que las ha venido a rescatar de un mundo sin romance; llevan los besos en los labios como un artilugio mágico que les ayudará a identificar a su caballero andante.

He ahí donde la duda me entra ¿Qué tan confiable puede ser su criterio para identificar al amor de su vida, si andan como “chivas locas” sembrando ilusiones en cada inicio de una relación o peor aún se “aparejan” con tan buena disposición que no se dan cuenta de las características reales del sujeto que en muchas ocasiones sólo se deja querer y se instala en una posición cómoda de objeto de cariño.

¿Cómo puede una mujer llegar a aceptar malos tratos, discusiones, gritos y acciones poco caballerosas como algo normal en su relación, nada más porque el sujeto está con ellas y cuando no es violento puede ser detallista y cariñoso?. ¿Qué tal prudente es aceptar lo más por lo menos, si al hablar de ese “menos” vulnera su dignidad?

Muchas de mis conocidas dicen que así son las relaciones, que tienen tiempos buenos y tiempos malos… pero para mí un “mal tiempo” es falta de salud o escasez de dinero, pero no que al hombre se le meta el demonio y violente a su pareja o que ande brincando de cama en cama o le pierda el respeto a la supuesta “mujer de su vida” y la humille o dejé de tratarla como la princesa que es.

Al igual que todo en este mundo, “los amores de la vida”, vienen en muchas presentaciones, las personas buscan, se identifican o asignan  las características que las hacen felices, pero lo cierto es que nadie debe sacrificar el amor propio y la dignidad por otra persona, el amor se trata de otra cosa.

A ti, la más querida de mis comadres, sé que por ahí circula un hombre, que quizá no tenga una apariencia deslumbrante, pero que va a llenar todos los huequitos de tu ansioso corazón, que te admirará y respetará tanto como todos los que estamos cerca de ti y podrán aprender, crecer juntos y cultivar un amor que los hará FELICES POR SIEMPRE.


Escrito por: Lu Co
Si te gustó el artículo, ¡Ayúdanos a compartirlo!