miércoles, 2 de mayo de 2018

DISERTACIONES: SIN PLABRAS

 Los nuevos hechos de violencia registrados en nuestro país nos tienen a todos consternados, los sentimientos que provocan en las personas van desde la ira incontrolada hasta la desesperanza en la humanidad, sin embargo en todas las percepciones ya sean de coraje o de tristeza, todos sentimos algo en común: LA INDIGNACIÓN.

La semana escuché a algunos comunicadores asegurar que la escalada de violencia los ha dejado “sin palabras”. Me parece que esa postura, aunque sé que es metafórica, es la actitud menos acertada para la coyuntura que se vive en México. Ciertamente la reacción de la sociedad civil ha sido contraria a este precepto, en distintas ciudades del país se organizaron movilizaciones para manifestar a todo pulmón la indignación e impotencia que sentimos ante estos acontecimientos.

No obstante que estoy cierta que hacer “algo” es mejor que “no hacer nada”, me pregunto qué tan útil puede ser salir a las calles a gritar consignas en contra del gobierno o adoptar una postura casi necia, asegurando que, no obstante que las autoridades han detenido (en este caso) a uno de los responsables quien ha narrado con “pelos y señas” como se cometió el asesinato de los tres estudiantes, los resultados arrojados por la investigación de las autoridades son falsos y exigir otra explicación.

Definitivamente no soy fan de todas las actuaciones de las autoridades de este país, sin embargo hay hechos criminales, lamentablemente los más violentos, que son imposibles de prevenir a menos que un policía estuviera las 24 horas con cada uno de los ciudadanos y nos los perdiera de vista (como diría mi abuelita) ni para ir al baño. 

Por ejemplo, algunos de los casos que más nos indignan (y me incluyo por supuesto) son los feminicidios, pero que alguien me explique por favor ¿Cómo el gobierno puede impedir que un maldito enfermo que ha encubierto su sadismo, cite a su novia o amiga o a una prostituta, en un lugar para estar a solas y de pronto se le meta el diablo y la asfixie o la corte en pedacitos o cualquier salvajada enferma que se le ocurra?

Además de medidas “preventivas” como obligar a todas las mujeres a volverse más hábiles que Bruce Lee para defenderse o prohibir el sexo en lugares privados ¿Qué más podría hacer el gobierno cuando un sujeto desquita con una mujer toda la violencia que carga en el alma? 

Supongo que algunos dirán que se deberían implementar programas sociales, fomentar el empleo, etc. etc. pero no debemos perder de vista que en países del primer mundo como nuestros vecinos del norte  (que cuentan con todos esos beneficios) se presentan los mismos fenómenos y algunos peores como los ataques de adolescentes en las escuelas o los desequilibrados que disparan a multitudes o atropellan a transeúntes o hasta los padres que mantienen cautivos a sus hijos para torturarlos, sin mayor objetivo que saciar su sadismo.

En mi perspectiva la opción más efectiva esta en las manos de los ciudadanos; no ocupamos que el gobierno eduque a los niños; ciertamente la palabra es la opción para inculcar valores nuestros hijos, particularmente el respecto al otro y a la vida; en lugar de esperar a que algo indignantemente violento ocurra para salir a gritar consignas a la calle, debemos volver la mirada hacia la institución fundamental que integra a la sociedad: LA FAMILIA.

Y por otra parte, aunque ustedes no lo crean, siempre o casi siempre (como en 90% de los casos), los ciudadanos somos cómplices MUDOS de la delincuencia; alguien siempre se percata de los hechos delictivos pero por “no involucrarse”; decide ser omiso y ni siquiera denuncia (ni siquiera de manera anónima); sin contar los cientos de ocasiones que los familiares de los delincuentes se “hacen de la vista gorda” a pesar de saber perfectamente a que se dedica su pariente.

Yo creo que ya es tiempo de dejar de  esperar a que venga alguien a resolver nuestros problemas, como por ahí alguien dijo “El hombre es el lobo del hombre”. Es momento de reflexionar sobre el papel que cada uno de nosotros debemos representar en este escenario llamado vida (eso también lo dijo alguna persona muy prudente y sabia) para terminar con la violencia exacerbada.

No importa si en la siguiente administración el encargado del Ejecutivo es del partido morado, gris o café, no podrá mejorar la situación porque no está en sus manos, no importa si le da a cada ciudadano dinero suficiente para vivir dignamente, “la mala sangre” no se resuelve con bienes materiales, sino con educando a las nuevas generaciones. No necesitamos una nación Amorosa (aunque sería lindo), nos urge una sociedad responsable, tolerante, consciente y sobre todo HUMANA.










lunes, 9 de abril de 2018

DISERTACIONES: TARDE O TEMPRANO

Era una tarde como cualquier otra, cuando recibí un mensaje que verdaderamente me alarmó, era mi pequeña hija alertándome que había hecho algo por lo que su hermano y yo podríamos matarla… Por supuesto como toda madre mi imaginación se echó a volar. Lo primero que pensé es que había vendido la lavadora o abrazado alguna religión dogmática que exigía conductas extremas como la abstinencia sexual.

Gracias a dios no fue nada de eso, pero definitivamente lo que había hecho cambiaría para siempre la vida de alguien y la rutina de toda la familia. Después de tenerme en suspenso por algunos minutos que a me parecieron horas, imaginando hasta que se había casado con el policía encargado de la vigilancia del fraccionamiento en donde vivimos, por fin me pude comunicar con ella y me informó la noticia.

Resulta que cuando iba en camino a nuestra morada presenció una escena que le rompió el alma, había una pequeña a la mitad de la calle, sola y padeciendo por las inclemencias del clima, por lo que decidió llevársela a la casa. Debo confesar que sentí mucho alivio porque era algo que sabía Susa haría tarde que temprano.

Desde pequeña, al igual que la mayoría de los niños, se veía afectada hasta llegar a las lágrimas cuando veía o se enteraba de que algún ser se encontraba en desgracia, incluso alguna vez tomó bajo su protección a una mosca malherida  y semi ahogada que encontró luchando por su vida en medio de un charco y la hizo parte de nosotros, le dio un nombre y se unió a nuestra pequeña familia.

Mi hijo y yo llegamos corriendo a ver a la pequeña abandonada, es una perrita con ojos atribulados y mirada sorprendida. La encontramos envuelta en una toalla, recién bañada porque para Susana lo primero es verse bien y luego viene lo demás… y el estado en que la encontró no era el mejor, estaba “capeada” en lodo. 

Como todo ser responsable la llevó a revisar con un veterinario ante nuestro temor de que nos contagiara alguna enfermedad del trópico, particularmente a Vodka que es una perrita Pincher de 9 años de edad, quien ya bastante tenía con el impacto emocional de tener que compartir el cariño de su “niña” como para que también tuviera que batallar con algún mal físico.

El médico nos informó que tiene como año y medio de edad y que gracias a la justicia divina estaba sana pero materialmente semi muerta de hambre y con mucho susto. Sin embargo, nos recetó desparasitante para todos, ya que lo nuestro son los arrumacos y sí alguno tiene bichitos, luego todos tendríamos nuestra propia granja.

Ahora la diversión se duplicó, tenemos el placer de compartir nuestro hogar con dos seres de otra especie cuya vida es tan valiosa como la nuestra. Definitivamente mi hija no fue víctima ni siquiera de algún reclamo, lejos de eso, nuevamente me llena de orgullo porque siempre intenta ayudar al prójimo sin importar quien sea; mi hijo asegura que su corazón siempre será más grande que su cartera.

¿Sabían ustedes que México es el país que tiene la mayor población canina de América Latina con 23 millones de perritos y que el 70% vive en situación de calle (16 millones) y por ello padecen además de las condiciones climática y hambre, de maltrato animal y por supuesto carecen de atención médica. Además que de 10 perros que son llevados a algún albergue 9 son sacrificados (más o menos 10 mil cada mes)?

Gracias a la buena voluntad de cientos de personas cada vez hay más organizaciones que asisten a los perritos en situación de calle, por lo que si no tienes tiempo o espacio para hacerte cargo de uno, puedes donar dinero o comida o hasta tiempo a estas organizaciones y ayudar a atender a miles de seres inocentes que no tienen el privilegio de contar con una persona que se haga cargo de ellos.

Y si ya tienes uno, por piedad no lo abandones, imagínate que sería de ti si te encontrarás solo e indefenso a la mitad de la calle ante la indiferencia de una sociedad que solo exige pero no esta dispuesta a ayudar.



Escrito por: Lu Co

miércoles, 4 de abril de 2018

DISERTACIONES: CAPACIDAD DE PROPUESTA

Recientemente en la oficina llegó un nuevo jefe quien nos solicitó que les hiciéramos un mapa de las actividades, productos documentales, inventario, etc. pero lo prioritario era entregar propuestas de trabajo que OBVIAMENTE incluyeran procesos y metodología, así como una prospectiva de alcances.

Muchos de mis compañeros casi se colgaron de la lámpara, sin embargo para otros que tenemos un montón de tiempo echando “talacha” en esto del servicio público, no nos representó un esfuerzo extraordinario, toda vez que para desempeñarse en el gobierno, es indispensable mantenerse al día, analizando los escenarios que se configuran de manera cotidiana y diseñar políticas de prevención y atención a los cientos de coyunturas que surgen.

Es por esto que no me imagino que pasaría si en respuesta a nuestros superiores les remitiéramos un listado de proyectos, pero sin detallar los procesos para su desarrollo, por ejemplo, que en mi propuesta solo mencionara que desde abril de siguiente año vamos a disminuir en 90% el paso de migrantes irregulares a nuestro país o desde mañana duplicaremos el personal en los puntos de internación, así nada más porque se me ocurrió.

¿No les parece que es totalmente absurdo? Creo que de ahí se deriva mi actual malestar permanente con la época de campañas electorales… por tercera ocasión me he tenido que “chutar” la retórica discursiva de “ya saben quién” y lo peor del caso es que el contenido de sus propuestas no cambia, sigue con su montón de propuestas carentes de viabilidad.

A todas luces sería lógico que en virtud a su “expertes” en el papel de candidato ya hubiera aprendido de sus errores, sin embargo sus “propuestas” siguen siendo las mismas, no acabo de entender si le apuesta a que el cambio de resultados se dé por el perfil de los electorados ¿Será que espera que los nuevos votantes sean más inocentes que los de las dos ocasiones anteriores? ¿O aprovechar la actual inconformidad social para ser la opción de los desesperanzados?

Aunque debo reconocer que lamentablemente tampoco los otros candidatos han hecho propuestas taaaaan sólidas, o quizá si lo han hecho pero los medios de comunicación están muy orientados únicamente a difundir las denostaciones entre unos y otros, está bien que la audiencia mexicana ha estado hipnotizada por años con los “culebrones” de Televisa, pero creo que ya es tiempo de darle algo más y dejar de insultar nuestra inteligencia intentando atraer nuestra atención únicamente con “hechos amarillos” (y no precisamente porque sean de los Simpson).

Todas las personas que no hemos tenido la oportunidad de acudir a los actos de campaña de los candidatos estamos realmente desinformados, yo no sé en qué consisten sus plataformas políticas, pero estoy muy enterada de su vida personal, de sus hijos, sus esposas, sus colegas y basta con que uno habrá la boca para que por una semana sea el tema de toooooooooooodos los medios masivos de comunicación; por ejemplo, bastó con que “ya saben quién” dijera que no va a permitir la construcción del nuevo aeropuerto, para que los medios hicieran a un lado al resto de los actores políticos y se centraran en el tema como si mañana ya empezaran a demoler los avances y destruir los contratos. ¿Qué tal si no gana o si cambia de opinión como acostumbra o luego finge no acordarse? Nos tuvimos que enterar hasta de que opina Carmen Salinas al respecto. 

¿No creen que sería prudente y responsable que los seudo periodistas mexicanos dejaran a un lado la difusión de “dramas baratos” y fueran foros para la difusión de propuestas y proyectos de los candidatos? Definitivamente sería una excelente herramienta si integraran texto o cuadros comparativos por tópico de las plataformas políticas de los aspirantes a la presidencia.

¿Por qué los mexicanos debemos únicamente de enterarnos del contenido de los estómagos de nuestros políticos y que para colmo unos tienen hasta ese órgano digestivo en la cabeza y de su boca solo salen sus frustraciones? ¿Así como podemos elegir con fundamentos inteligentes?

Recién escuché que el expresidente de nuestro vecino país del norte dijo que los días de campaña son “días tontos” en donde el enfrentamiento es sólo de egos y no de propuestas, no votamos por quien tenga la mejor plataforma para el desarrollo integral de nuestro país, la disyuntiva es o votamos por el que salió menos sucio de la guerra de lodo o porque el que nos dio más lástima porque le dieron “hasta con la cubeta” y ni las manos metió.

A mí al igual que a millones de mexicanos me preocupa el futuro de mi país y de quienes tenemos el placer de vivir aquí, definitivamente en las próximas elecciones no hay candidatos por complacencia, debemos elegir entre las opciones que hay, pero no implica que caigamos en pánico y sufraguemos sin razonar o peor aún dejemos que los demás decidan por nosotros. 

Sería muy oportuno que los nuevos votantes hicieran un acto de análisis y reflexión antes de elegir a algún candidato; que no permitan que la falta de opciones a su medida los hagan ser omisos de su responsabilidad ciudadana, aunque sean pocas las propuestas que se difunden en los medios de comunicación, escarben entre la “basura informativa” que nos ofrecen y elijan  para que al rato no se pregunten “quien invitó a ese necio a la fiesta”.












martes, 27 de marzo de 2018

DISERTACIONES: SEXO O AMOR/EFECTIVO O INVERSIÓN

Por ahí hay un comentario muy romántico que dice que uno en la vida debe intentar no sólo tener sexo sino “hacer el amor”. Esto suena más fácil de lo que en realidad es, porque de pronto uno encuentra decenas de personas dispuestas a tener sexo con nosotros pero ninguna a invertir su tiempo en conocernos, valorarnos y luego si bien nos va, encariñarse o amarnos.

En mi caso, por ejemplo, todos los años del 1 de enero al 31 de mayo me dispongo a encontrar a alguien a quien querer y consentir, me lleno de buena voluntad, salgo con todo aquel que se anime a conocerme mejor con la ilusión de encontrar al “hombre de mi vida”… sin embargo pasan los días y nada. Lo único que sí me topo es a un montón de acomedidos que quieren sexo sin compromiso, lo cual tampoco está tan mal porque definitivamente necesito un servicio de “alineación y balanceo, cambio de aceite” ¿y porque no? Hasta una “afinación”.

En algunas de las horas en el tráfico a veces cavilo al respeto y comparaba que esto de relacionarse con un hombre es como distribuir la quincena ¿Qué prefiero? Ir al banco, sacar todo el dinero que tengo e ir a comprarme algo que se me antoje o invertirla para que gane intereses, después adquirir algo me haga feliz y no solo un antojo.

Por supuesto que para tomar esta decisión recuerdo el consejo de mi madre que siempre decía, ahorra todo lo que puedas porque uno no sabe cuando puedes tener una emergencia y no tienes nada ahorrado. Pero por otra parte, la vida me ha enseñado que se debe vivir cada día como si fuera el último y aunque no se trata precisamente de andar gastando hasta el último centavo en novedades chinas, tampoco de vivir guardando todo el dinero para “luego”, sin disfrutar del fruto de mi trabajo.

¿Ustedes que opinan? En la relación con un hombre sería como conocer a un posible candidato, tener sexo con él y luego averiguar si lo puedo querer; o tratarlo por algún tiempo, abstenerme de ponerle una mano encima para que no se asuste y piense que soy la mujer fácil del circo que tiene sexo con cualquiera, ver como resulta la convivencia e ir empatando intereses hasta que la fuerza del apego pudiera evolucionar en amor.

Eso me suena como que antes de la quinta cita ya me aburrí o morí de curiosidad por saber que tan habilidoso es en eso de las artes amatorias, o peor aún, ya que por fin me sienta apegada y encariñada, a la hora de la cama resulte que el “ser amado” nada mas no le haya a eso del sexo y me aburro más que en una clase de tejido, entonces sentiré que la “inversión” fue tan mala como haberme involucrado en un negocio piramidal en donde solo gana el de arriba y todos los demás inocentes trabajan para él.

Definitivamente seguiré cavilando en el tráfico de esta hermosa ciudad, eso de encontrar pareja es una materia en la escuela de la vida que no se nos da a todos, sin embargo, justo como me pasó en la universidad, estudié tres carreras relacionadas con las Ciencias Humanas para mantenerme alejada de las matemáticas y ahora resulta que vivo de la estadística.




PD. A los lectores que nos hacen favor de extrañarnos, se los agradecemos mucho e intentaremos seguir haciendo lo que más nos gusta: ESCRIBIR LO QUE SE NOS VIENE A LA CABEZA






miércoles, 31 de enero de 2018

DISERTACIONES: ¿PIRATA O DE CATEGORÍA DIFERENTE?

Probablemente recuerden unos comerciales que salieron hace más de 10 años en los que un menor descalificaba la conducta de sus progenitores llamándoles “piratas” toda vez que compraban productos que no eran “los originales” sino imitaciones y nos invitaba a los consumidores a adquirir los productos auténticos.

Debo confesar que desde la primera vez que los vi me resultaron molestos, quizá porque yo, al igual que más del 90% de los mexicanos, caía en esa categoría. En mi defensa puedo decir que mi intención no era que las “grandes marcas” dejaran de ganar más, simplemente no me hace sentido pagar 2,000 mil pesos por unos tenis Nike cuando podía adquirir unos tenis Nice por 200 pesos e igual cubrir la necesidad utilitaria que éstos tenían. 

Además que entendía que miles de familias mexicanas no contaban con los recursos económicos para llevar a todos sus hijos al cine o comprarles el CD (porque aunque ustedes no lo crean antes se debían adquirir en físico los discos y no había forma “legal” de bajarlos de la red), para muchas era tan simple como decidir entre ver en pantalla grande a su actor favorito con un súper sonido estéreo o comer durante una semana ¿decisión difícil no?

Sin embargo siempre me cuestionaba sobre la preferencia del artista ético ¿poder transmitir sus ideas a mil que pudieran pagar o a 10 mil que estaban ansiosos por saber? Históricamente en todas las culturas del planeta, los héroes siempre son personas más interesadas en el bienestar común que en el propio ¿cierto? Entonces ¿Porqué debían ser castigadas las personas por no contar con los recursos económicos para adquirir “las marcas”, no obstante que trabajaran de sol a foco?

Ciertamente sé que alrededor de la industria de la piratería, que se volvió uno de los negocios “ilícitos” más redituables del país, surgió toda una mafia cuya operación trajo las consecuencias violentas que todos conocemos por su control, sin embargo en mi perspectiva era válido el primer propósito de la comercialización de las imitaciones que era permitir que la mayoría accediera a algunos bienes y servicios cuyo salario no era suficiente para adquirirlo (en caso de que este lo fuera).
Hoy que platicaba con “mi nuevo mejor amigo” me comentaba que casi todos los productos del mercado eran piratas, los vinos por ejemplo y que para él sólo los ejemplares de muy alta calidad eran auténticos, esos cuyo costo por botella rebasa el salario estándar mensual de una persona trabajadora. Al respecto yo le rebatí que al final del día el resto de las mercancías no eran “piratas”, simplemente eran de una categoría diferente.

El ejemplo más claro es el de los productos para niños, seres que en su absoluta inocencia viven desinteresados en las marcas; cuando son víctimas la publicidad que les oferta, por decir, ven en la televisión una súper nave que echa rayos láser y se desplaza por el aire, después de una docena de berrinches que incluyen generalmente pataletas y lloriqueos en los centros comerciales, finalmente sus papás por cansancio distraen algo del presupuesto para que ¡por Dios dejen de llorar! 

¿Y qué pasa?  Entusiasmados sacan el artefacto volador (el auténtico y original en su súper empaque) que ellos creen es indispensable en su vida, y ¡ZAZ! resulta que el muy chambón no vuela a menos que ellos lo avienten o lo manipulen con la mano y los rayos que debían derretir a cualquier enemigo potencial o en su defecto a un hermano molesto, solo son una mezcla de luz con unos soniditos que francamente no suenan del espacio.

En este escenario hay al menos dos corazones destrozados, en primer lugar el del inocente niño que creyó en la publicidad y vio su expectativa burlada y el del papá o mamá que lamenta profundamente que le haya ganado el amor al sentido común, si es el papá definitivamente no puede explicarse porque no mejor se compró un “Six de Cervezas” y al niño una nave de esas que venden en el mercado y que tampoco vuelan pero costaba el 10% del mero, mero original. Lo único que necesitaba era convencer al menor que el artefacto volador que estaba en un puesto del mercado era tan especial que ni los de la televisión lo conocían y que además requería de su impulso mental para desplazarse por los aires.

O que me dicen de esas muñecas Bárbaras cuyo nombre no se debe a su salvajez, sino al parecido con la única y auténtica reina de las muñecas “Barbie”. Al final del día, sirven para lo mismo, y tienen la ventaja que son “humanizadoras”, a este juguete “de batalla” se les acaba por caer el cabello después de 10 cepilladas y entonces las niñas se dan cuenta de que el fenómeno de la calvicie es real, hasta para su muñeca, quizá si la  inocente es obligada a soportar 15 cambios de ropa por hora sus articulaciones acabarán por ceder y en cualquier momento perderán una extremidad, entonces la menor practicará primeros auxilios además del uso de todo tipo de adhesivos y admirará su capacidad casi artesanal para dejar a su amiga “como si tal cosa”. Ya que si la niña no es muy hábil y además medio descuidada tendrá una muñeca con capacidades diferentes y no se asombrara cuando encuentre en la calle a alguien con estas características.





¿Ven? Esta viña del señor da para que existan múltiple categorías de cualquier bien, en mi perspectiva el interés por las marcas tiene que ver con el estatus y la apariencia, no obstante que muchos argumentan sobre la calidad… pero ¿Qué tal si algunos paladares lo único que exigimos es una experiencia que plazca a nuestros sentidos…?  NADA MÁS

lunes, 29 de enero de 2018

Un día

Hoy es un día difícil lo sé, estas pasando por una mala racha, las famosas frases de “todo pasa por algo”  y “dale tiempo al tiempo” retumban en tu cabeza, no comprendes cómo es que el destino puede estar jugándote chueco, ni tienes la mínima idea de cómo vas a resolverlo y saldrás adelante, pero hay algo que tienes que saber …

Un día cosecharás los frutos de tu esfuerzo y persistencia, tendrás el asenso que mereces, por el que tanto haz trabajado y ocuparás el puesto que te corresponde, sacarás ese líder que llevas dentro, serás el presidente de una gran compañía o tu negocio será exitoso. Será tu turno de forjar a los líderes del mañana e impulsar a tu equipo hacia adelante.


Un día sentirás los golpecitos en la pancita de la nueva vida que estás creando, con el tiempo, escucharás su vocecita y te parecerá lo más lindo que hay en el mundo, tendrás un motivo más para luchar y salir adelante, por ese ser que depende de ti y de llama mamá.


Un día verás que esa enfermedad no pudo ganar la batalla que tanto te atormentó, que los médicos se habían equivocado, confirmarás que eres un triunfador que burló al ángel que te perseguía sin cuartel. Sabrás que no hay gripe que pueda mantenerte en cama, dolor que no puedas callar ni bicho que no puedas combatir.

Un día conocerás ese lugar con el que tanto soñaste, visitarás museos, probarás comida extraña, escucharás un nuevo idioma, mirarás el atardecer desde la playa, tomarás fotos de paisajes asombrosos y no podrás esperar para comenzar a planear el siguiente viaje.


Un día finalmente construirás esa casa que imaginaste, finalmente formarás un hogar, escogerás los muebles, la pintura, el piso, los focos … Será tu propio palacio privado, el cuál podrás decorar y organizar a tu gusto.


Un día aparecerá alguien en tu vida que te hará ver porque no funcionó con nadie más, despertarás a las 10:00 de la mañana de un domingo con el amor de tu vida, van a hacer un poco de café, unos cuantos hot cakes, te darás cuenta que esos corazones rotos no fueron más que un pequeño tropiezo.


Un día comprenderás que la vida es bonita y que todo estará bien.

Escrito por: Sue FC

miércoles, 24 de enero de 2018

DISERTACIONES: ¿POBRE O RICO?


Para mis dos incondicionales compañeros de vida…gracias a ustedes he disfrutado de lo que SOMOS

Hace algunos meses que tuve la oportunidad de conocer en una plataforma de socialización a un sujeto de aproximadamente 30, quien después de torear mis intolerancias lingüísticas ha podido sobrevivir al botón de “suprimir”. Uno de esos días en que intercambiábamos información valiosa respecto a qué habíamos comido resultó que él se había zambutido una pollo asado con pepinos y  yo, aprovechando que fue quincena, organicé una excursión con mis compañeros de trabajo a un restaurante de pizzas, pasta y mariscos y por supuesto nos dimos un atracón.

Lo que al parecer era un simple e inocente diálogo sirvió para que el gentil caballero sacara de su estómago un resentimiento contra su actual situación económica y sin más me dijo: Claro como yo soy pobre no puedo comer eso. Mi primer reacción fue de risa, pensando que estaba jugando, pero no, hablaba en serio y de manera amargosa.

Por supuesto que le aclaré que no tenía nada que ver, que yo no era rica pero tenía amigos y que hacíamos una “cooperancia” y casi todos los viernes nos dábamos el gusto de alimentar el alma con algo que se nos antojará mucho, sin embargo el hombre insistió en su amargura puntualizando que seguramente yo ganaba mucho dinero y podía comer de manera opulenta.

Para entonces mi paciencia se había agotado y como dice el refrán, “a palabras necias…lo mejor es cerrar la conversación” y apurarse a terminar con los pendientes para estar lista a la hora de la salida. En el camino a mi casa, estuve reflexionando acerca de la pobreza y aunque ciertamente en más de una ocasión, mi solvencia económica se ha visto apretada, particularmente cuando mis hijos eran pequeños y tenían más requerimientos de los que mi sueldo podía solventar.

No obstante nunca me sentí pobre, en realidad en toda mi vida nunca me he sentido así y espero que mis hijos tampoco. El motivo quizá se debe a que tengo muy clara mi lista de necesidades y las ajusto a lo que gano, no ando por la vida envidiando lo que tienen los demás para luego sentirme triste porque yo no disfruto de tales beneficios, simplemente aprovecho lo disponible.

Por ejemplo, cuando mis hijos eran muy pequeños, casi no quedaba dinero después de pagar todo lo que necesitaban, entonces los levantaba muy temprano y nos disponíamos a tener una aventura caminando por las vías del tren o corriendo como “chivas locas” en el parque buscando tesoros (piedras o pedazos de solo dios qué) enterrados por ahí en los montones de arena que dejaban algunos albañiles chambones, y cuando teníamos el corazón muy agitado o nos ganaba la sed, sacaba la botella de agua de colores y nos comprábamos un “chicharrón con pleonasmo” y un helado de una bola chiquita, todo por menos de 20 pesos que había apartado del gasto para darnos pequeños “lujitos”.

Esperábamos los días del cine al 2X1 y nos íbamos a la matiné que tenía función de permanencia voluntaria y podíamos ver 3 películas y como por supuesto no nos alcanzaba para palomitas, mi bolsa era como la Dora la exploradora cargada de chicharrines y agua, que mis hijos disfrutaban sin sentirse pobres o ricos.

Cuando era tiempo de las “primas vacacionales” viajábamos a las paradisiacas costas de Casitas en Veracruz y nos quedábamos en un hotel muy modesto pero con algo parecido a una alberca y al pie de la playa, comíamos casi todos los días atún con galletas y helado de la tienda. Nos divertíamos como “chinos” y mi hijos jamás se preguntaron si nuestros paseos eran de ricos o de pobres ni porque no nos alojábamos en un hotel de 5 estrellas ni comíamos en restaurantes.

Siempre me he sentido muy afortunada por la oportunidad de vivir, no veo la necesidad de envidiar lo que otros pueden comprar. Y el mayor gusto que puede darme el dinero es utilizarlo para asistir a quienes tienen una urgencia y sienten que el mundo se les cierra. No hay nada como la satisfacción de dar y para eso tampoco se necesita ser rico, solo saber compartir. 







P.D. Por ahí escuché una frase muy sabia: Cuando ayudes a alguien no debes recordarlo, pero cuando recibas ayuda, nunca debes olvidarlo.